¿A dónde van los patos cuando se congela el agua de Central Park?

Era una de las dudas que intrigaban a Holden Caufield, protagonista de El Guardián entre el Centeno (The Catcher in the Rye). La novela de J.D. Sallinger ha sido una de las más leídas del Siglo XX, además de una de las más controvertidas.

EspacioNoticias | Literatura

La difícil adolescencia de Holden Caufield ha acompañado a los estudiantes norteamericanos durante décadas, traspasando fronteras, y convirtiéndose en una de esas obras de carácter universal. Sin el halo que rodea a los clásicos, J.D. Sallinger fue capaz de captar los problemas de la adolescencia de una manera, quizás, adelantada a su tiempo –el libro fue publicado en la década de los 50-, y desde el principio encontró tantos críticos como adeptos.

Quizás porque Holden Caufield encarna el prototipo de joven de buena familia, sin problemas económicos y sin preocupaciones. y sin embargo su vida dista mucho de parecerse a lo que cabría esperar. Con un largo historial de problemas académicos, fumador, obsesionado por lo temas `tabú´, y con una evidente dificultad para interaccionar con todo lo que lo rodea, Holden vive enfrentado con el mundo durante la etapa más dura que hasta ahora le ha tocado vivir, la adolescencia, acercando al lector a sus conflictos, y sumergiéndolo en una espiral de problemas sin atisbo de solución.

A pesar de su posición, sus circunstancias personales tampoco ayudan. Pese a criarse en el seno de una familia acomodada, el hecho de estudiar alejado de su hogar, unido a la prematura muerte de uno de sus hermanos cuando eran niños, y la falta de contacto con su hermana pequeña -único personaje de la novela por el que Holden muestra verdadero interés-, suponen una losa más a sumar a la larga lista de problemas personales que el personaje padece. Así, una nueva expulsión de un colegio –a sumar a una larga lista- dará pié al comienzo de la historia.

A partir de ahí, se abrirá una ventana temporal durante la que el protagonista experimentará por sí mismo el mundo real que tan poco le gusta, buscando la respuesta a las interrogantes que invaden su persona. El personaje padece la mayoría de los problemas de la adolescencia, y el hecho de encontrarse libre por unos días tampoco favorece a su personalidad rebelde, encontrando en todo momento la forma de hacer lo más inadecuado. Sin embargo, en la base de sus problemas de su juventud reside una enconada crítica hacia la sociedad de la que es parte, y a todas esas cosas que él no alcanza a comprender. Su vida es una lucha contra las circunstancias del mundo.

Pero lejos de las letras, El Guardián entre el Centeno también tiene su trozo de historia. Uno de los aspectos más interesantes del libro reside en su leyenda negra. Asociado a algunos de los criminales más mediáticos del siglo pasado – David Chapman o Charles Manson-, se han generado ciertas leyendas urbanas en torno al mismo, hasta el punto de llegar a afirmar que el libro de Sallinger contenía determinados códigos ocultos que se usaban para activar determinadas conductas en los lectores de la obra, de forma que ejerciesen de brazo ejecutor en acciones determinadas. Esta y muchas otras leyendas han conseguido un objetivo inverso al que parecen perseguir, alargando cada vez más el mito que rodea al que es uno de los libros de referencia en el sistema educativo norteamericano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: