Alfa Romeo 147 GTA vs Ford Focus RS

Esta semana vamos a repasar a los mejores compactos de comienzos de milenio: Alfa 147 GTA y Ford Focus RS. A pesar de que el comienzo de la década de 2000 fue muy buena en cuanto a GTIs se refiere, estos dos han quedado como la referencia de la época.

José Saavedra | EspacioNoticias
Y todo a pesar de llevar filosofías completamente diferentes. Mientras que el Alfa lleva un motor gordo (3.2 V6 atmosférico de 250 CV) el Focus monta un 2.0 turbo de 212 CV. Uno fue pensado para la efectividad pura en tramos, mientras que el otro para ser mucho más polivalente: autovías, nacionales, tramos…

En esa época las comparaciones eran habituales entre estos dos modelos y el resto de su competencia. Podíamos ver artículos en los que competían contra el Seat León Cupra R o el Audi S3, e incluso contra el VW Golf R32… Pero no había color, siempre se imponían al resto.

En lo que concierne a la comparativa entre el Focus y el GTA, es más compleja… Siempre se pueden encontrar artículos en donde cualquiera de los dos vence por un escaso margen, aunque generalmente en tramos de montaña se imponía el RS y en el resto el GTA.

Ford Focus RS

Imponente, radical, tramero… Son tres calificativos que encajan a la perfección en la descripción del Focus RS.

Su motor 2.0 turbo de 212 CV es pura rabia, con una buena salida y mantiene muy bien la velocidad. Además, es fácilmente potenciable y se encuentran muchísimas piezas aftermarket; eso sí, de vez en cuando podemos encontrarnos con problemas de disponibilidad como hace pocos meses.

La estética muestra las intenciones de este compacto. Sus defensas, llantas y pasos de rueda nos indican que es muy diferente a un Focus normal; y lo es. Fue diseñado para carreteras de curvas, asfalto roto y rectas cortas. Vamos, un coche para irse de tramo a soltar adrenalina.

Lo único que desentona en el conjunto es su interior, especialmente el volante. Indigno del alto nivel en cuanto diseño del exterior, los esfuerzos de Ford no se vieron reflejados en la zona interna.

Como detalle, sus llantas 18” son preciosas, y más acompañadas de unos frenos ventilados OMP delante, que paran al coche en cualquier circunstancia.

Alfa Romeo 147 GTA

Una maravilla, el último GTI de la marca italiana… Así es el 147 GTA.

Totalmente diferente al RS monta un motor V6 de 3,2 litros y 250 CV. Puro nervio, mucha potencia en cualquier régimen y un auténtico tiro a la hora de lanzarse a toda velocidad por carretera abierta.

Su déficit se encontraba en la motricidad en curvas cerradas, ya que transmitir tanta potencia al suelo sólo con las ruedas delanteras a la vez que se gira es muy, muy complicado… Afortunadamente, años después la propia Alfa sacó la solución: los modelos 147 y GT podían montar en opción un diferencial autoblocante mecánico, denominado Q2. Este autoblocante era fácilmente instalable en el 147 GTA, y transformaba por completo al coche haciéndolo muy efectivo en tramos revirados.

Lo mejor de este coche es su motor y lo que le rodea… La estética del mismo es una maravilla, con los colectores cromados a la vista (realmente complicado ver esta imagen hoy en día, incluso en modelos de alta gama); el sonido es abrumador, apabullante… En frío y al ralentí, impresiona; en caliente y en la zona alta del cuentavueltas, su chillido enamora. Quizá el mejor sonido V6 de siempre en un compacto.

Su gran rival siempre ha sido el VW Golf R32, que montaba un V6 3.2 de la misma potencia, pero con una V más estrecha… Su sonido es diferente, aunque para mi gusto el GTA lo supera; pero hay muchos que opinan lo contrario… En cualquier caso, una maravilla.

El interior del GTA es otra maravilla, a años luz del RS. Semibackets de piel en dos colores, muy cómodos y con una sujeción perfecta; un cuadro precioso de tres esferas con fondo rojo muy deportivo; una consola central perfectamente ajustada, de calidad y con un tono oscuro que casa a la perfección con el resto del coche.

Conclusión

Ambos son una maravilla a pesar de lo diferentes que son. Pero, ¿con cuál quedarse?

Complicado… Por un lado a todos nos gusta sacar nuestro lado más macarra de vez en cuando e irnos a tomar curvas o al circuito, con lo que el RS sería el acompañante perfecto.

Pero por otro lado, a todos nos encanta escuchar una melodía de un maravilloso 6 cilindros cada vez que lo encendemos, tener potencia y par en cualquier régimen y poseer una estética arrolladora y atemporal. Y todo sin desmerecer para nada el empeño en circuito o tramo…

Quizá sea más completo el GTA, quizá sea más radical el RS… Pero uno de cada por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: