La independencia

Esta semana se cumplen 236 años de la aparición de un nuevo país en la esfera internacional. La independencia de las colonias inglesas de América ha centrado la atención de esta sección durante los últimos artículos, que hoy concluimos dando un paso atrás, retrocediendo nuevamente a 1776, al 4 de julio de 1776.

EspacioNoticias | Historia

En los primeros compases del conflicto entre las colonias americanas y el Imperio Británico los continentales parecían tener claro que la única salida para mejorar su situación era eliminar el vínculo de servilismo que les unía a la corona británica. Con esto conseguirían regir su propio destino, otorgándose un autogobierno que estuviese más próximo a los verdaderos intereses de los colonos, y no sujetos a los intereses de un lejano Londres, que miraba por el interés de la metrópoli ordenando su imperio según su criterio.

Quizás por eso, la guerra en América era inevitable. Sin embargo, los pasos a dar eran tan importantes que podían petrificarse si nadie los tomaba, habiendo padecido las penurias de un conflicto armado sin llegar a conseguir un verdadero cambio en el statu quo de las colonias. Así, el hecho de que Virginia declarase su independencia el 15 de mayo de 1776, se otorgase una Constitución, y aprobase la Declaración de Derechos de Virginia –13 años antes que la Declaración de los Derechos del Hombre francesa y precursora de ésta, y con especial incidencia sobre principios democráticos vigentes aún hoy día-, sirvió como estímulo para que el resto se viesen animados a unirse en los cambios en la búsqueda de construir su propio camino independiente del de la metrópoli dominante.

Así, e inmersos en el fragor de una intermitente guerra contra las tropas británicas, con más derrotas que victorias, la política empezaba a poner su granito de arena en la lucha por la independencia. La colonia ya independiente, instó a las demás a seguir sus pasos y a unirse a ella. Así, el 7 de junio Richard Henry Lee presentó la moción en el Congreso de Philadelphia. El resto de las colonias contemplaban el paso dado por la que, irónicamente, había sido la primera colonia fundada por el Imperio Británico en América, y pronto serían testigos de su Constitución y de su Declaración de Derechos. De esta forma, la idea acabó por calar en los representantes de los distintos estados, que aprobaron la creación de un Comisión que tendría como objetivo preparar el documento.

Finalmente, el trabajo de hombres como Thomas Jefferson, Benjamin Franklin o John Adams vio la luz el 4 de julio de 1776, cuando en Philadelphia se aprobó el texto que rompía finalmente el vínculo que unía a las colonias con la metrópolis. Un escueto documento donde tras exponer los motivos que los habían llevado a tomar esa decisión, se declaraba la independencia y unión de las trece colonias que desde ese momento comenzaban a forjar un camino juntas, sin ataduras a su dominador europeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: